Cómo vivir más y mejor tras el cáncer de pecho

El principal objetivo frente al cáncer de pecho, aparte claro de una cura definitiva, es ayudar a aumentar al máximo la esperanza de vida de quienes lo sufren a la par que combatimos la enfermedad. La prevención no sólo es anterior a sufrirlo, sino que debemos prevenir su recurrencia. Un aspecto que la medicina convencional no atiende demasiado.

Por suerte, existen muchas opciones y alternativas que ayudan a luchar contra la recurrencia de cáncer de pecho. Éstas son nuestras recomendaciones de nutrientes prioritarios:

La aspirina mejora la supervivencia de cáncer

Ello se debe al poder antiinflamatorio de la aspirina. La enzima COX-2 está sobreactivada en muchas células cancerosas e implicada en la extensión de cáncer a lo largo del cuerpo, lo que se conoce como metástasis. Los científicos creen que la COX-2 inicia la extensión de la metástasis desarrollando nuevos vasos sanguíneos necesarios para alimentar el tumor.

Inhibiendo la COX-2, la aspirina lucha contra la metástasis y reduce el riesgo de mortalidad en pacientes con cáncer de pecho. En un estudio, más de 4.000 mujeres con cáncer de pecho fueron monitorizadas en su consumo de aspirina. Las que tomaron aspirina regularmente al menos durante un año tuvieron 71% menos de riesgo de mortalidad comparadas con las que no lo hicieron. Los autores concluyeron: “Consumir aspirina podría ser un método sencillo y de bajo coste, a la vez que seguro, para ayudar a las mujeres con cáncer de pecho a vivir más tiempo y mejor”. (1)

Los lignanos de plantas ralentizan el crecimiento del tumor

Los lignanos son polifenoles antioxidantes que se encuentran en las plantas, por ejemplo son ricas en los mismos las semillas de lino y de calabaza.

Uno de los primeros estudios que empleaba lignanos involucró a 50 mujeres que estaban esperando a cirugía contra el cáncer. Un grupo recibió 25 gramos de semillas de lino diarias, mientras el otro no. Tras la cirugía, el grupo que consumió semillas de lino ralentizó el crecimiento del tumor comparado con el otro. (2)

En otro reciente estudio, ahora con 2.650 mujeres con cáncer de pecho se analizó su consumo de lignanos. Quienes registraron un consumo más alto tuvieron un 40% menos de riesgo de mortalidad, comparado con las mujeres con menor consumo. Los autores concluyeron: “Las pacientes postmenopáusicas con cáncer de pecho con más alto consumo de lignanos podrían tener una mejor supervivencia” (3)

Los vegetales crucíferos optimizan el metabolismo de estrógeno

Existen dos poderosos metabolitos del estrógeno: 16-hydoroxy y 2-hydroxy. El 16-hydroxy ha sido relacionado con crecimiento celular anormal, mientras el 2-hydroxy resulta protector y puede ayudar al crecimiento celular normal.

Los investigadores han estudiado los efectos de los vegetales crucíferos en el metabolismo del estrógeno y en particular dos componentes vegetales: el indol-3-carbinol (I3C) y el diinolmetano (DIM)

Un estudio con I3C demostró que las mujeres con alto riesgo de cáncer de pecho que consumieron este compuesto mejoraron su ratio 2-hydroxy respecto 16-hydroxy ratio un 66% (4) En otro estudio, mujeres con cáncer de pecho que consumieron DIM mejoraron un 47% su ratio de estrógeno  2-hydroxy respecto a 16-hydroxy-estrogen. (5)

Aparte de otras consabidas estrategias como niveles óptimos de Omega 3 o vitamina D, los enumerados nutrientes deben considerarse por todas las mujeres preocupadas o con riesgo, que han sufrido o que padecen en la actualidad cáncer de pecho. Extender la vida, y de modo saludable, es posible. También frente al cáncer de pecho.

Fórmulas relacionadas

- Triple Action Cruciferous Formula

(1).- J Clin Oncol. 2010 Mar 20;28(9):1467-72

(2).- Clin Cancer Res. 2005 May 15;11(10):3828-35

(3).- Br J Cancer. 2011 Oct 11;105(8):1151-7

(4).- Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2005 Aug;14(8):1953-60

(5).- Nutr Cancer. 2004;50(2):161-7